Yo Terapeuta en DM

Hace tiempo que me he comenzado a cuestionar cuál era mi lugar o rol como Terapeuta en Danza y Movimiento. Hay tantos y diferentes perfiles, enfocados hacia lo clínico, hacia lo artístico, hacia lo social, salud mental, disCAPACIDAD, niños/as, desarrollo personal, teoría psicoanalítica, investigación, que nos enriquece y alimenta como profesión.

Al terminar (y durante) la formación me preguntaba si yo era válido para esta labor tan intensa de estudiar, contener, escuchar, acompañar. La Danza Movimiento Terapia es como dice Sarah Rodríguez, “un título largo, sugerente y que genera mucha confusión”.  Esta convive entre la complejidad de la ciencia y la teoría, y lo étereo y difuso que puedes llegar a ser el arte y el movimiento. Se encuentran en un mismo universo en el cuál “danzan” coexistiendo para apoyarse la una a la otra.

Al provenir de los inicios de la Danza Moderna en la escuela de Denis Shawn y Ruth Saint Denis, la DMT surge de la danza escénica, pero comienza  a tomar otro camino desde la comprensión y el estudio del movimiento y el cuerpo desde otro lugar muy diferente; el sentido, significado y raíz del movimiento, rescatando la potencia transformadora de la danza para fines terapéuticos y de crecimiento personal, salud mental etc. Desde ahí podía conectar yo con la DMT, desde el movimiento, desde el cuerpo en movimiento.

La psicología, la neurociencia y la filosofía entre otras, fundamentan y acompañan nuestra labor de unificar el cuerpo y la mente utilizándo el movimiento interior como una herramienta para el autoconocimiento y la resolución de conflictos emocionales. La base psicoterapéutica la diferencia de otras corrientes terapéuticas corporales.

A través del movimiento y la danza, el danzaterapeuta invita a experimentar nuevas combinatorias de la actividad muscular y respiratoria. Ofrece oportunidades de registrar alternativas en la expresión corporal – emocional, favoreciendo su emergencia dentro de un marco continente que posibilita la regulación y modulación de las emociones. (Fischman, 2012).

Desde mi background como bailarín y artista escénico, comprendía que en mí caso, el cuerpo y la danza había sido una herramienta fundamental para conocerme y poder conectar con mi historia personal, para transformar mi futuro a través de mi presente. Partir de este punto me permití pararme un momento para ver que quería hacer con la danza, el movimiento y mi cuerpo.

Con el tiempo voy reafirmando que cada perfil es  único; formadores, artistas, educadores, clínicos, investigadores, supervisores, acompañantes etc. Pero todos y todas al final terapeutas en DM. Conectar con mi propia esencia como profesional, me lleva a comprenderme, aceptarme y no juzgarme para poder seguir trabajando y creciendo, buscando desde mi kinesfera (muy a lo Laban) mi propio lugar en el espacio.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s